Inicio > boletines de prensa > Propiedad intelectual ¿Cuáles son los retos a vencer?

Boletín No. 53 / Ciudad de México, 14 de marzo de 2019.

Un par de condiciones para generar un círculo virtuoso son la garantía del estado de derecho y una cultura de legalidad.

En los últimos 25 años, menos del 6 por ciento de las patentes registradas en el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI) son de mexicanos y de éstos, los 11 principales titulares de 2018 correspondieron a institutos de investigación y universidades no tecnológicas. En su acepción más soñadora, la propiedad intelectual debe impulsar la investigación tecnológica pero los datos en México indican lo contrario.

En torno a este tema, alrededor de 10 investigadores nacionales discutieron ayer los retos pendientes para México en la mesa 7: La importancia de la propiedad intelectual para el desarrollo científico, tecnológico y de innovación en México, celebrado este 13 de marzo en el marco del Conversatorio para el análisis del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

“Hace falta la articulación de todo el sistema de propiedad intelectual para cerrar los círculos virtuosos. Si se piensa esto como una carretera, México tiene construido el camino de ida, es decir la investigación, pero no tiene el camino de vuelta, que correspondería a transformar ese conocimiento en bienes y servicios”, comentó Octavio Tonatiúh Ramírez Reivich investigador del Instituto de Biotecnología.

Apostarle a la explotación del conocimiento requiere de: invertir, proteger y respetar. Además, se necesita un marco regulatorio a nivel macro y de políticas de propiedad intelectual —señaló Ana Georgina Alba Betancourt del Instituto de Investigaciones Jurídicas— pensando en las universidades pues ahí se encuentran todos los recursos humanos que se necesitan para cerrar el círculo virtuoso del conocimiento.

Por otra parte, Gabriela Dutrénit Bielous, excoordinadora general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico evidenció que  el aumento de las patentes académicas se refleja en un aumento en la flexibilidad en la definición de patente. Y señaló que “Hace falta que se evalúe la ciencia por su aplicación práctica”.

El impacto de incrementar las patentes al 10 por ciento, sería un incremento del Producto Interno Bruto (PIB) de 0.4 por ciento más. Pero… ¿cómo se podría incrementar?

Al respecto, Brenda Valderrama Blanco de la Academia de Ciencias de Morelos propuso desvincularnos del modelo estadounidense de propiedad intelectual pues el contexto mexicano es muy distinto.

“Existen modelos alternativos como el modelo holandés, donde las universidades no patentan, ceden esto a las empresas pero se buscan métodos compensatorios para las universidades. Otro es el método de innovación abierta”, dijo.

Sin embargo, hay dos retos más a vencer para dar paso al círculo virtuoso del conocimiento: la garantía del estado de derecho y la  cultura de legalidad. “No hay cultura de patentamiento en México en parte porque no tenemos estos dos componentes”.

Entre las conclusiones destaca que: México necesita una cultura de patentamiento; que muchas empresas extranjeras explotan el conocimiento generado aquí en la transferencia tecnológica ciega. También, que aún falta para convertir el conocimiento en bienes y servicios; que sistemas de evaluación como el SNI no promueven patentes ni propiedad intelectual, por lo que debe profesionalizarse al capital humano en materia de propiedad intelectual.

 

Pie de foto: En los últimos 25 años, menos de 6 por ciento de patentes registradas en el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI) son de mexicanos y de éstos, los 11 principales titulares de 2018 correspondieron a institutos de investigación y universidades no tecnológicas. Foto de: Mariana Dolores.

__________________
Mariana Dolores
Foro Consultivo