Inicio > boletines de prensa > Discuten financiamiento y autonomía de los Centros Públicos de Investigación

Boletín No. 44 / Ciudad de México, 07 de marzo de 2019.

“En una reforma a la ley actual que tenemos tiene que dárseles autonomía de todo tipo, y en tanto que centros públicos de investigación debe garantizárseles un financiamiento por parte de la federación”, Rosalba Casas.

La dinámica de la mesa de trabajo 3. Centros Públicos de Investigación (CPI), del Conversatorio para el Análisis del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, que se llevó a cabo este día en el recinto legislativo de San Lázaro, implicó que los participantes respondieran a tres preguntas planteadas por el moderador, el doctor Juan Méndez, titular del Centro de Investigación en Materiales Avanzados (CIMAV).

Las preguntas fueron: I. ¿Cómo asegurar un presupuesto para los CPI?; II. ¿Convendría hacer un sistema independiente de CPI?, y III.       ¿Cuál debe ser el estatus de los investigadores de los Centros Públicos de Investigación (CPI)?

El doctor Sergio López Ayllón, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), explicó que en las actuales condiciones de adversidad presupuestaria, los CPI se sostienen con base en dos modeles: uno de recursos públicos y el otro, de privados; ninguno por sí solo da resultados.

Propuso el doctor López Ayllón: “Tener un piso presupuestal garantizado que permita y asegure la estabilidad en la operación y en los proyectos de mediano y largo plazo de alto impacto social en los centros y un modelo que permita también que los centros generen valor a partir de poder transferir ese conocimientos a los sectores público, social y privado”.

Al respecto, el doctor Juan Méndez, director general del Centro de Investigación en Materiales Avanzados (CIMAV), señaló que hoy en día los CPI están enfrentando condiciones de austeridad: “En el 2016 alcanzamos el nivel más alto de presupuesto de los centros pero en 2017 hubo una caída directa de entre 15 y 20 por ciento. En 2018, la caída fue menor, 2 o 3 por ciento, y en 2019 cayó entre 8 y 12 por ciento. Si sumamos las caídas de estos tres años, en 2019 podemos estar recibiendo del orden de 30 por ciento menos que en 2016. Eso pone a los centros en una situación de crisis”, advirtió.

En su turno, Víctor Manuel Pérez Abreu, investigador del Centro de Investigación en Matemáticas-Guanajuato, dijo que es fundamental que los estímulos externos se mantengan y que los CPI necesitan mayor autonomía respecto del CONACyT: “En la ley de 2002 se crean los fideicomisos que permiten que se quede el recurso propio en los centros y se apoyen actividades de investigación. No desaparecerlos, si ha habido errores, corregirlos, si ha habido casos de éxito, replicarlos; son instrumentos para impulsar temas de política científica. En ese sentido, sería un error que desaparecieran los fondos mixtos”, dijo.  

En su turno, la doctora Rosalba Casas, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM (IIS-UNAM), propuso que los CPI se asocien para apoyar la ciencia básica y crear conocimiento para atender los grandes problemas nacionales, a través de políticas integrales de descentralización y desarrollo regional.

Por otra parte, el director del Centro de Cambio Global y la Sustentabilidad, Rafael Loyola Díaz explicó que a la fecha no hay ningún modelo en este país que sea pertinente al trabajo de la generación del conocimiento y su transferencia aunque tengamos una ciencia que ya ha ganado mayoría de edad.

“Así como lo plantea la iniciativa, que la ciencia está al servicio del Estado, es un error. La ciencia no puede estar al servicio del Estado, eso es un error de concepción. La ciencia tiene que estar al servicio de sí misma y de la sociedad y por lo mismo tiene que estar arriba del Estado. Si eso no lo entendemos, no vamos a tener en este país nueva ciencia”, dijo Loyola.

En el desarrollo de la mesa cobró relevancia el consenso sobre la idea de que el sistema de CTI no se puede dejar solo en manos de científicos ni sólo en manos de legisladores, se requiere de la participación conjunta y coordinada.

El moderador expuso una lista de conclusiones: 1) El presupuesto de los CPI es precario y requiere ser aumentado con un piso otorgado por el gobierno federal; 2) La autonomía de los CPI es necesaria para su crecimiento y buen funcionamiento; 3) El estatus de los investigadores, tal como está en los CPI, no es funcional y necesita revisión, y 4) Discutir y formular una nueva ley de Ciencia y Tecnología es un enorme reto para los legisladores. La propuesta de reforma a la ley es rechazada por 90% de la comunidad se debe a dos razones principales: por un lado, a la falta de participación de la comunidad científica y tecnológica y a que varios puntos que se contemplan son un retroceso a los avances que ya se habían dado, por el otro.

 

Pie de foto: Aspecto de la Mesa 3. Centros Públicos de Investigación durante el en el Conversatorio para el análisis del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, que se llevó a cabo en el recinto legislativo de San Lázaro. Imagen Anayansin Inzunza.

___________________
Myriam Vidal
Foro Consultivo