Inicio > boletines de prensa > El reto de un nuevo organismo de CTI

Boletín no. 228 | Ciudad de México, 21 de noviembre de 2019.

Debemos tener un espacio de participación donde converjan el sector social y privado: Gabriela Dutrénit.

En los albores de una nueva Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación la doctora Gabriela Dutrénit —ex Coordinadora General del Foro Consultivo Científico y Tecnológico— expresó que México necesita un órgano que tome decisiones estratégicas en materia de políticas de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), en el marco del Foro “El gran reto de una Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación en el siglo XXI: voces de la comunidad científica”.
 
Añadió, este organismo debe estar integrado por actores importantes del sector, la sociedad civil, los sindicatos y, en general, los sectores social y privado relacionados con la CTI. Asimismo, debe existir un espacio de participación donde converjan el sector social y privado y se organice la aportación pública. “Ese papel hasta ahora, bien o mal, lo ha jugado el Foro Consultivo Científico y Tecnológico y, aunque es un tema de discusión, los cambios que debería de tener la institución es para reforzar este espacio de participación”.
 
En el mundo, explicó Dutrénit Bielous, cada país ha establecido distintos, consejos, agencias o gabinetes para contribuir a la gobernanza del Sistema Nacional de CTI. De hecho, para conocer el estado de la gobernanza de la política pública de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) desarrolló una base de datos a partir de lo reportado por los 34 países miembros.
 
Los principales datos arrojados mostraron que 89 por ciento de los miembros tienen Consejos Generales de Investigación; de ellos, 50 por ciento brinda asesoría, mientras que 74 por ciento elaboran prioridades estratégicas y 48 por ciento tiene el mandato de ocuparse de la coordinación entre el gobierno y la parte interesada.
 
En México, existe el Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico y de Innovación; sin embargo, de acuerdo con el documento “Propuestas para contribuir al diseño del PECiTI 2012-2037. Gobierno y gobernanza de la CTI” elaborado en 2013 por el Foro Consultivo, este Consejo General mostraba un bajo nivel de discusión, poco interés por parte del Presidente de la República, quien lo encabeza, y no se retrataba como un organismo horizontal ya que todo cuanto era presentado se aprobaba sin mayor discusión y tampoco tiene representación estatal más allá de la Red Nacional de Consejos y Organismos Estatales de Ciencia y Tecnología (Rednacecyt), dijo Gabriela Dutrénit.
 
“Aunque los mandatos del Consejo General mexicano son apropiados, son poco efectivos y por algún motivo  no logran cumplirse, por ejemplo: nunca hemos logrado definir prioridades estratégicas para México. De ahí la importancia”, dijo Dutrénit Bielous, también investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana.  
 
Políticas públicas y participación: inicio de la gobernanza
 
Durante la mesa “La construcción de política científica: ¿Quién toma las decisiones estratégicas?” en donde también participó la doctora en Ciencias Políticas, Cristina Puga y quien refirió que la buena gobernanza requiere de cuerpos estables de participantes que cuenten con reglas de funcionamiento y pueden ser: consejos consultivos, asociaciones de vecinos o juntas de gobierno. “En el país, como parte de un proceso lento pero estable de democratización, hubo un crecimiento exponencial de mecanismos de participación, en los últimos 20 años. Tan solo en 2018 la Secretaría de Gobernación identificó 330 cuerpos con diversos niveles de éxito”.
 
La gobernanza no se lleva a cabo solo con consultas públicas, asambleas multitudinarias o encuestas telefónicas. La gobernanza democrática, se refiere a la colaboración entre gobierno y sociedad en el diseño y puesta en marcha de las políticas públicas. Implica sustituir sistemas jerárquicos por horizontales y la búsqueda de consensos con respeto a la pluralidad y, por supuesto, la búsqueda del equilibrio entre las propuestas del gobierno y las necesidades y propuestas de la sociedad civil”, especificó Cristina Puga.
 
Así, la rectoría del Estado no consiste en consultar a expertos para hacer propuestas ni en hacer estás previamente y someterlas a votación si no respetar una normatividad bien hecha, brindar información correcta y oportuna, concluyó la Coordinadora del Programa de Posgrado en Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México.
 
En la segunda mesa de este Foro, también participaron en la discusión; Guillermo Funes Rodríguez, presidente de la Asociación Mexicana de Directivos de la Investigación Aplicada y el Desarrollo Tecnológico; Alonso Huerta, presidente de la Rednacecyt; Martin Puchet, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Brenda Valderrama Presidente de la Academia de Ciencias de Morelos, cuyo moderador fue Heriberto Avelino, investigador del  Instituto Nacional de Antropología e Historia.  
 
Pie de foto: México necesita un órgano que tome decisiones estratégicas en materia de políticas de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI): Gabriela Dutrénit. Foto:ProCienciaMx.