Inicio > boletines de prensa > Centralizar las políticas en ciencia es un obstáculo

Boletín No. 8 | Ciudad de México, 16 de enero de 2020.

La gobernanza debe ser flexible y policéntrica, involucrando diversas instituciones para facilitar el desarrollo local y nacional.

La política centralista usada hasta ahora para afrontar los desafíos de una realidad cada vez más tecnificada deja de ser válida cuando empieza a tener impactos negativos, tanto sociales como medioambientales, los cuales, en los últimos años han ido en aumento y han agravado los problemas, reveló el asesor del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, Alfredo Camhaji Samra en el marco del “Taller Especializado sobre desarrollo de capacidades para la Innovación Transformadora”, celebrado el 14 y 15 de enero en la Universidad Iberoamericana.
 
De acuerdo con el especialista, se requiere la cooperación entre sectores en las políticas de innovación, al igual que una  definición ampliada del papel gubernamental en la ciencia y la tecnología. En la articulación multisectorial, la implementación de políticas públicas y la creación de instituciones de nueva generación. Asimismo, el Estado debe asumir nuevas responsabilidades para facilitar la articulación entre actores, priorizar la coherencia de las políticas, superar los silos sectoriales y alinear las normas y reglamentos existentes para lograr coherencia en la política de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI). “Necesitamos reorganizar la forma de hacer políticas públicas y la nueva Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación es un espacio para legitimar la equidad y la sustentabilidad como parte de una estrategia de desarrollo”, dijo el especialista en innovación.
 
De acuerdo con el economista existen varios puntos de acuerdo para la gobernanza en el Sistema de CTI: involucrar a los actores de base en los procesos hacia políticas inclusivas y de múltiples escalas, identificar y apoyar regímenes y alianzas transformadoras entre actores tradicionales y nuevos (gobiernos, academia, ciudadanos, ciudades, sector privado) hacia un mayor dinamismo en la gobernanza, mejorar la capacidad de gestionar decisiones difíciles, construir coordinación y consenso; y canalizar los recursos necesarios.
 
Añadió, los actores de la ciencia, la política, el sector privado y la sociedad civil deben repensar radicalmente sus asociaciones y crear espacios experimentales para la colaboración en vías de transformación. Por otro lado, los gobiernos deberían permitir la creación conjunta de la ciencia ciudadana y la prueba de ideas transformadoras. “El conocimiento y las soluciones necesarias para conciliar las demandas en conflicto probablemente surgirán solo de alianzas nuevas”, concluyó.

 
Pie de foto: Los enfoques colaborativos y adaptativos tienen un gran potencial transformador pues su principal activo se basa en un fuerte enfoque en el aprendizaje social: Camhaji Samra. Foto: Archivo.

___________________
Mariana Dolores
Foro Consultivo