Convierten grasa animal en biodiesel Imprimir

La inquietud de un equipo de estudiantes por aportar soluciones para enfrentar la contaminación ambiental, ofrecer alternativas energéticas limpias y beneficios para la salud, los llevó a utilizar grasa animal (sebo bovino) como fuente para producir biodiesel en Caborca.

 

“El aprovechamiento de productos naturales o residuos vegetales para generar energía es cada vez más común, en especial cuando escuchamos que el planeta se contamina a causa de los gases que emiten los vehículos”,dijo Salvador Enrique Meneses Sagrero, miembro del equipo.

 

Por cada diez kilos de sebo es posible obtener hasta 4.6 litros de biodiesel mediante procesos químicos especiales, y en total, la etapa de obtención tarda 10 horas.

El costo del combustible obtenido es de alrededor de 5.7 pesos por litro, por debajo del diésel comercial que es expedido en las gasolineras del país y que hasta la primera semana de diciembre tenía un precio de 7.6 pesos por litro.

 

De acuerdo con el sentir común de los jóvenes, la pertinencia de su proyecto reside en el hecho de que en Caborca se producen 30 toneladas de sebo que son destinadas al consumo humano, a la alimentación de animales de rastro y, en algunos casos, termina como desecho.

 

Los integrantes que conforman el equipo son Karla Zuleika Saborit Pino, Víctor Alonso Reyna Urrutia, Dulce María Heguertty López, Lucina Idali Gracia Cocoba y Meneses Sagrero. Ellos son asesorados por Ramón Efraín Lugo Sepúlveda. Todos cursan el quinto semestre de Químico Biólogo Clínico, en el campus Caborca.

 

De acuerdo con Heguertty López, la calidad del biodiesel que producen es tal que desde el momento en que se termina su proceso de obtención está listo para ser utilizado en motores de combustión, sin necesidad de realizar modificaciones al automóvil.

 

Por su parte, Reyna Urrutia señaló que la utilización del sebo como fuente de bioenergía tendría un impacto positivo en la salud de la población de Caborca, ya que se reduciría la cantidad disponible para consumo humano. “Sabemos que el sebo contiene mucha grasa, y su consumo en exceso con el tiempo puede producir obesidad, hipertensión o diabetes”, agregó.

 

Contexto energético

El biodiesel es uno de los combustibles biodegradables, renovables que pueden ser producidos de manera doméstica e industrial. Como alternativa, permite reducir la dependencia de combustibles fósiles, además de representar una opción para que los países se diversifiquen de acuerdo con sus recursos naturales, pues puede obtenerse de diferentes medios, como aceites de palma, de soya, de girasol, de maíz, aceites usados, grasa animal, entre otros.

 

El biodiesel es compatible con la infraestructura existente de distribución de diesel, por lo tanto no requiere grandes inversiones de abastecimiento. Varios países están fomentando para el sector del transporte el uso de biocombustibles. El biodiesel es usado en más de 20 países, entre ellos: Austria, Alemania, España, Estados Unidos, Argentina, Brasil, Malasia e Indonesia.

 

Según la Secretaría de Energía, en México la producción de biodiesel a escala comercial puede ser factible en el mediano plazo, pero para ello deben realizarse acciones que incluyan aspectos técnicos, económicos y medioambientales, de concertación con el sector agrario y agroindustrial, así como un esfuerzo importante en investigación y desarrollo tecnológico.

 

El sebo

Las grasas animales y vegetales son triglicéridos formados por glicerina y ácidos grasos. Al hacer biodiesel se transforman sustancias (triacilgliceroles) en ésteres, separando la glicerina por decantación. El sebo es un subproducto de la industria de la carne y materia prima de muchas industrias: alimentación, cosméticos, científica y energética, entre otras.

 

Se trata de una grasa bruta que resulta de la extracción y limpieza de las vísceras, se obtiene principalmente del tejido de res reciclado.

 

Aproximadamente, entre 20 y 50 por ciento del peso de cada vacuno es integrado por huesos, vísceras y sebo.

 

Fuente: http://www.uson.mx/medios_informativos/gaceta/2008/gaceta244.pdf