Transforman al lirio acuático de plaga a materia prima Imprimir
Aunque hasta hace poco era considerado como una maleza invasiva, el lirio acuático representa una fuente renovable de materia orgánica que proporciona compuestos de alto valor agregado para la industria alimenticia, energética, farmacéutica y la investigación.


Con el cambio climático el lirio invade cada vez más espacios en todo el mundo y va a seguir creciendo. Por eso debe dejar de ser considerado como una plaga, sacarse de los cuerpos de agua y procesarse. Eso es precisamente lo que hace el proyecto Fondo de Cooperación Internacional en Ciencia y Tecnología (FONCICYT) Tecnología de Sacarificación de Lirio Acuático para la Obtención de Productos de Alto Valor Agregado y su Uso Potencial en Producción de Bioenergéticos.

Entrevistado en su laboratorio de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, Ernesto Favela, líder técnico del proyecto, explicó que hasta ahora este proceso es costoso, pero que es posible hacerlo rentable instalando una planta cerca de un cuerpo de agua, lo que permitiría cultivar y controlar el lirio todo el año.

“El objetivo del proyecto era integrar un grupo multidisciplinario capaz de generar tecnología para la producción de compuestos de alto valor agregado. La hipótesis era que se podía hacer bioetanol (alcohol) a partir del lirio acuático: sí se puede hacer; sin embargo, el estudio de perfectibilidad técnica y económica señala que económicamente no es rentable. Para que sea rentable, el litro del alcohol tendría que costar 118 pesos, lo cual es absurdo, mientras tengamos al petróleo como fuente de energía”, afirmó el investigador.

Resultados

Los productos obtenidos a partir de este proyecto son los polímeros de pentosanos, azúcares que se utilizan en la industria de alimentos, energía, farmacéutica e investigación, así como el bioetanol. Además, el lirio acuático puede utilizarse para producir biogás, una fuente alternativa de energía diferente al bioetanol, que aunque posee menor grado de tecnificación, permite la obtención de un energético para producir enzimas, con las cuales se pueden aprovechar mejor los tres componentes mayoritarios de las plantas, que son lignina, hemicelulosa y celulosa. Lo que se obtiene es materia prima, no productos terminados.

Un hallazgo que no se tenía contemplado se dio en el campo de las fermentaciones aerobias, de las que hay dos tipos: líquida y sólida: “hay muchos estudios que demuestran que el sólido tiene ventajas, pero nadie puede decir porqué. Los socios de la Universidad Politécnica de Pachuca (Hidalgo, México) y del Centro de Investigaciones Biológicas (Madrid, España) encontraron una señal genética que parece ser la responsable de las ventajas de los procesos de cultivo sólidos; cuando una cepa se hace crecer en cultivo sólido, se prende un gen que no aparece cuando la cepa se hace en cultivo líquido. Ésta es una posible explicación de porqué el sólido es mejor. En el futuro esto permitirá mejorar procesos”, compartió Favela.

¿Qué sigue?

Aunque las redes y proyectos FONCICYT llegan a su fin, a partir de esta experiencia el proyecto del lirio acuático prepara otros planes; incluso uno ya está en ejecución, que es la instalación de una planta de producción de enzimas en Xochimilco.

Gracias a que el proyecto ha obtenido un saber-hacer de la producción de alcohol a partir de residuos lignocelulócicos (maderas duras y blandas, coronas de maíz y otros residuos agroindustriales), ya tienen invitaciones para participar en otros proyectos en Chile y en una convocatoria del Séptimo Programa Marco.

Además sometieron un proyecto al Instituto de Ciencia y Tecnología del DF, para hacer estudios más precisos de la composición del lirio dependiendo de la época del año, edad de la planta y localización del cuerpo de agua. La investigación incluirá realizar un comparativo de los lirios de diferentes lagos.

Respecto a la colaboración con los socios europeos, el ingeniero precisó que ésta les dio visibilidad, pues el trabajo conjunto causó interés mediático. También les permitió aprovechar las capacidades de los colegas europeos, su alto nivel académico, su saber-hacer, el acceso a una infraestructura extraordinaria a costos muy bajos, así como la asociación con la empresa más importante en medio ambiente: TEMA (Tecnología Especializada en Medio Ambiente).