Page 6 - Forum / No. 34 / Marzo 2018
P. 6

Núm. 34 Marzo 2018

   Editorial

   La estructura del Gasto en Investigación y Desarrollo Experimental en
                            nuestro país, es una imagen invertida respecto a la de las economías más
                            desarrolladas del planeta. A diferencia de lo que sucede en otros países, en
                   México la mayor proporción de los recursos provienen del gasto gubernamental
                   y en menor medida del sector privado, lo que reduce el impacto y beneficios del
                   conocimiento en la sociedad y en la economía. Revertir esta tendencia es uno de
                   los principales retos que enfrentará nuestro Sistema Nacional de Ciencia, Tecno-
                   logía e Innovación (CTI) en los próximos años.

                        Desde hace tiempo ha quedado claro que la solución no radica en privilegiar,
                   mediante el gasto público un tipo de investigación sobre otra. La investigación
                   básica no solo debe mantenerse sino acrecentarse, ya que tiene efectos en los te-
                   rrenos educativos, culturales, sociales y económicos. De igual manera, la investi-
                   gación aplicada requiere un apoyo en aumento ya que potencialmente puede dar
                   solución a los problemas. La discusión sobre cuál de las dos debe apoyarse es y
                   ha sido un falso dilema. La respuesta ante los desafíos que enfrentamos consiste
                   a todas luces en estimular y aumentar la inversión privada.

                        Actualmente existe un acuerdo prácticamente unánime sobre la necesidad
                   de incrementar la inversión de las empresas en estas áreas. Así lo han expresado
                   los dirigentes de las principales organizaciones empresariales del país, quienes
                   han venido impulsando acciones tendientes a estimular y reconocer a las em-
                   presas de base tecnológica e innovadoras. También, el gobierno federal, a través
                   del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT), mantiene diversos
                   programas entre los que destacan el de Estímulos a la Innovación (PEI) y recien-
                   temente la reactivación del Programa de Estímulos Fiscales para las empresas
                   que inviertan en CTI.

                        Estos Programas tienen características muy importantes, pues se basan en
                   el principio de coparticipación. Por ejemplo, en el PEI por cada peso que aporta el
                   CONACyT, las empresas aportan un poco más de un peso y en estos proyectos se
                   privilegia a los que estén relacionados con las universidades o centros de inves-
                   tigación del país. Por su lado, la aplicación actual de los estímulos fiscales está
                   teniendo un efecto multiplicador aún mayor, de más de un factor cuatro. No se
                   debe omitir además, que en estos años hubo una reforma legal muy importante
                   para hacer posible la vinculación entre la academia y las empresas.

                        Se trata de una asignatura pendiente que ha sido muy compleja, en la que
                   se tienen avances importantes, aunque quizás no a la velocidad que desearía-
                   mos, pero es documentable un cambio. Esperamos pueda seguir creciendo en los
                   próximos años, en beneficio de la ciencia y del país.

                                                                                                                José Franco
                                                                                                  Coordinador General

6 Forum. Noticias del Foro Consultivo
   1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11