Inicio > revista forum > Ingresan nuevos miembros a la Academia Nacional de Medicina

Forum 27: El 28 de junio pasado se llevó a cabo en la Academia Nacional de Medicina de México, la sesión solemne de recepción de nuevos académicos en tres categorías: titulares, numerarios y honorarios. Juan Pedro Laclette San Román, excoordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico en el periodo 2008-2012, ingresó como académico titular.

 

Además del doctor Laclette, también ingresaron como nuevos académicos titulares Carlos Alfonso Alba Espinoza, Luis Felipe Abreu Hernández, José Luis Barrera Franco, Mario Humberto Cardiel Ríos, Guillermo Careaga Reyes, Raúl Carrillo Esper, Luis Alberto Fernández Carrocera, José Alberto García Aranda, Jorge Gaspar Hernández, Roberto Herrera y Claudia Infante Castañeda.

Durante la sesión solemne, el presidente de esta Academia, Armando Mansilla Olivares, señaló que “el extraordinario poder que tiene la Academia Nacional de Medicina de México radica en el talento de todos y cada uno de sus miembros, en el trabajo constante e ininterrumpido que desarrollan día con día, así como en la solidez de sus conocimientos y creatividad que de manera concreta plasman en su quehacer cotidiano (…) Gracias al pensamiento abierto, sediento de conocimientos y una actitud científica indiscutible dispuesta a luchar invariablemente por la verdad”.

Entre los nuevos académicos titulares que ingresaron a la centenaria organización, se encuentran también Arnulfo Emmanuel Irigoyen, Ana María López Colomé, Mario Antonio Mandujano Valdez, Roberto Medina Santillán, Jorge Moreno Aranda, Adalberto Abel Mosqueda Taylor, Sigfrido Manuel Rangel Frausto, José Antonio Sánchez Chapula, Miguel Ángel Valdovinos Días, Arturo Vargas Origel, Cuauhtémoc Vázquez Chávez, Edgar Manuel Vázquez Garibay, y Emma Libertad Berasategui y Avilés.

 

Académicos numerarios y honorarios

Mansilla Olivares enfatizó que los nuevos académicos numerarios de la ANMM, serán dignos representantes de la actividad médica, científica y humanista. “La intención seria y genuina de contribuir en representación de la Academia con el desarrollo y evolución de la medicina contemporánea en beneficio de nuestra población”.

Al término de su discurso, el presidente de la asociación civil, junto con su vicepresidenta, la doctora Teresita Corona Vázquez, impusieron la venera y entregaron los diplomas a los nuevos académicos numerarios.

Al departamento de biología médica ingresaron Víctor Saúl Vital Reyes, Luis Enrique Gómez Quiroz, Alicia Ortega Aguilar, Genaro Gabriel Ortiz, Marco Antonio Velasco Velázquez, José Juan Antonio Ibarra Arias, Daniel Martínez Fong y José Moreno.

Carlos Arturo Hinojosa Becerril ingresó al departamento de cirugía; por el departamento de medicina, Daniel Cuevas Ramos, Gabriela Borrayo Sánchez, Nilda Gladys Espíndola Zavaleta, Antonio González Chávez y Ana Luisa Sosa Ortiz; y al departamento de salud pública y sociología médica, se incorporaron Carlos Castillo Salgado, José Álvaro Aguilar Setién, José Alberto Díaz Quiñones, Felicia Marie Knaul Windish y Esther Urrutia Aguilar.

A nombre de los académicos numerarios, el doctor Daniel Martínez Fong, dirigió un mensaje: “Desafortunadamente México aún no aparece entre los países que tienen a la innovación y a la transferencia de conocimiento como eje rector de la economía competitiva y creadora de empleos. Es así que la Academia Nacional de Medicina de México es un organismo que seguramente será esa fuerza impulsora para incrementar la protección y transferencia del conocimiento innovador, porque fomenta la discusión crítica de los avances mexicanos en las áreas clínicas y biomédicas”.

En la ceremonia se presentó también a los nuevos académicos honorarios de la Academia, los doctores Julio Sotelo Morales y James Dewey Watson.

 

La paradoja de la medicina avanzada

Como parte de la ceremonia, se impartió la conferencia magistral “La paradoja de la medicina avanzada” a cargo de la doctora Judith Domínguez Cherit, jefa del Departamento de Dermatología del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”

Ahí, dijo que en los últimos años se ha registrado un avance en el conocimiento médico gracias a la tecnología de vanguardia, lo que se traduce en un incremento en la esperanza de vida de la población, sin embargo, es importante reflexionar acerca de si el beneficio es solo para unos cuantos.

“Indudablemente con el uso de nuevos medicamentos y la tecnología se han logrado grandes avances en la sobrevida de pacientes con enfermedades crónicas, pero también ha llevado a que los pacientes inviertan más en estudios de laboratorio, gabinete y medicamentos para control de efectos secundarios, lo que obviamente hace cada vez más cara la medicina y, por lo tanto, inalcanzable para muchos. Al ser así, se puede pensar que un alto porcentaje de nuestra población no tendrá acceso a ella, de esta forma se podría pensar en introducir el término de medicina elitista o estamos ante lo que se denomina el consumismo médico”, señaló la especialista.

Informó que para el presente año, el gasto en salud por parte del sector público está muy por debajo del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Respecto a la esperanza de vida en nuestro país, se ha incrementado lentamente en la última década, en comparación con las naciones del organismo internacional, cuya esperanza de vida al nacer tiene mayor velocidad de crecimiento.

Además, aclaró que la mayor parte del gasto de salud es pagado directamente por el paciente en la medicina privada.

La especialista en cirugía dermatológica, cuestionó qué es lo que pasa con aquellos enfermos que no pueden pagar los servicios de salud, que no tienen seguridad social o acceso a la medicina de primer contacto.

“Existe todo un reto para tratar de aumentar la sobrevida y que esta sea de buena calidad y a bajo costo. Ya se salvan personas con enfermedades autoinmunes, los trasplantes de órganos salvan más vidas, el boom de biológicos mejora la calidad de vida del paciente; la medicina robótica y la nanotecnología han encontrado un nicho de oportunidad, pero por supuesto que la medicina no ha avanzado para todos.

“Se dice por ejemplo que el costo del VIH-SIDA (Virus de Inmunodeficiencia Humana-Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) que es de los más bajos, es de 45 mil pesos anuales por paciente, o el costo directo de la diabetes en México que en el 2013 fue de casi 180 millones de pesos con una carga económica anual de casi 370 millones de pesos.

“En mi especialidad, la psoriasis es una enfermedad crónica incurable, donde el costo aproximado por iniciar un biológico es de casi 170 mil pesos y si el tratamiento llega a ser efectivo es de un millón de pesos al año para control de una enfermedad”, detalló la exjefa de cirugía de dermatología del Hospital General “Manuel Gea González”.

Los avances tecnológicos han permitido mejorar la práctica médica, sin embargo, lo que no debe descuidarse es la clínica básica ejercida por los médicos, en la cual, además de un diagnóstico oportuno, fortalece la relación médico paciente.

“¿En qué momento la tecnología le ganó terreno a la clínica? cuántas veces hemos sabido de alguien que hizo un diagnóstico por exámenes de laboratorio e imagenología y ni siquiera vio al paciente, o bien antepuso la interpretación técnica a la correlación clínico-patológica, lo que provoca iatrogenias (enfermedades provocadas por la intervención médica).

“Al iniciar la carrera de medicina se debe ir con la mentalidad de poder ayudar a la gente que más lo necesita, poder curar y salvar vidas. Se estudia medicina para prevenir la enfermedad o para detectarla en forma temprana y curable. Se debe insistir en la buena relación médico-paciente, en reconocer los beneficios de la medicina clínica básica para después utilizar los avances tecnológicos, y ofrecer una medicina equitativa y avanzada para todos nuestros pacientes”, subrayó la doctora Domínguez Cherit.

 

____________________

Emiliano Cassani
Foto: Emiliano Cassani.