Inicio > revista forum > Impulso a la Academia y rechazo a los ajustes presupuestales

Forum 27: A la ceremonia de Inicio del LVIII Año Académico de la AMC acudieron miembros distinguidos de la comunidad científica del país, a quiénes Forum les formuló dos preguntas: ¿Cuál es a su juicio el papel que debe jugar la Academia Mexicana de Ciencias en los próximos tres años en los que se realizarán elecciones y se producirá el cambio de gobierno a nivel federal? Aunque no se refirió en particular a la ciencia y la tecnología, el secretario de Hacienda anunció que habrá un nuevo recorte al gasto federal para 2018 más moderado, ¿cuál es su opinión? Aquí algunas de sus respuestas.

 

Elías Micha Zaga

La Academia es el máximo organismo que aglutina a los científicos más prestigiados del país. Juega muchos roles, como el divulgar la ciencia, colaborar con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) y esencialmente promover el desarrollo científico del país, y ahora que va a ver elecciones (federales) es importante que la Academia juegue un rol, porque es la gente que sabe de las carencias y las necesidades de la comunidad científica mexicana y es importante que se oiga la voz de la Academia, no nada más durante esas elecciones, sino de una manera permanente y sistemática.

Yo creo que si hay un recorte va a ser mucho más moderado que el del año pasado y en ese caso, el balance del sexenio va a ser extraordinariamente positivo porque los cuatro primeros años tuvo incrementos que no tenían precedentes en las últimas cuatro o cinco administraciones, estamos luchando para que sea más moderado, pero esperamos concluir el sexenio con un avance significativo en la inversión de ciencia y tecnología.

Coordinador de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Oficina de la Presidencia de la República

 

Enrique Cabrero Mendoza

El papel de la Academia en los próximos años debe incluir dar continuidad a las cosas que hemos podido avanzar; no permitir que demos marcha atrás en algunas de ellas y seguir impulsando la reflexión para que podamos tener una política científica con más visión de largo plazo, con blindaje, autonomía y que el próximo gobierno sí se comprometa.

Dentro de las dificultades enormes que tiene la construcción del presupueto público por la situación de las finanzas públicas —que se están despetrolizando aun cuando la economía vaya bien— esperamos una buena noticia. Ojalá podamos recuperar parte del ritmo de crecimiento que teníamos en la política científica.

Director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología

 

William Lee Alardín

La Academia es un actor muy importante para articular la definición y ejecución de políticas públicas de ciencia y tecnología para todo el país, porque agrupa a todas las instituciones. Los miembros de la Academia vienen de todos lados y de todas las áreas, entonces reúne un aspecto que no tiene una sola institución por sí sola por más grande que sea.

Escuché que el secretario de Hacienda, José Antonio Meade dijo que el recorte (en 2018) iba a ser más moderado, ojalá que así sea. El nuevo presidente de la AMC mencionó que ojalá pudiéramos volver a los niveles de inversión de ciencia y tecnología que se tenían hace dos años, yo espero que así sea, o más, incluso, porque la inversión que se ha hecho ha generado infraestructura, desarrollo humano, proyectos nuevos y si eso se interrumpe se va a perder parte de la inversión que ya se realizó, entonces es muy importante no interrumpir el esfuerzo.

Coordinador de la Investigación Científica de la UNAM

 

Víctor Carreón Rodríguez

La Academia ya tiene una trayectoria y líneas muy claras sobre cuáles son sus estrategias y sus programas más emblemáticos, creo que va a continuar en la misma dirección, lo que sí ha venido fortaleciéndose son temas particulares de investigación o temas en los cuales quieren concentrar sus energías en términos de lo que ha venido ocurriendo, en particular, quieren darle más énfasis a los temas de salud sobre todo en cuestiones preventivas, porque ya está probado que es mucho más barato prevenir que curar, creo que ese es un tema muy interesante y sobre todo, en la continuidad de los programas para involucrar a niños y jóvenes en temas científicos.

Respecto al periodo en el cual vamos a estar involucrados todos a partir del cierre del próximo año, creo que la Academia ha sido constante en ese sentido: no involucrarse en tema políticos sino continuar con su labor en el área científica.

Desde que se dio el ajuste para el año fiscal 2017 ya se estaba comentando que era un ajuste de dos tiempos, que iba a venir un segundo ajuste para el año fiscal 2018, ahí todavía no tenemos información en absoluto en qué áreas en particular se va a concentrar. Nosotros hemos estado proveyendo información porque el tema de ciencia y tecnología es relevante, una vez que empecemos las discusiones y las pláticas con Hacienda tendremos más información.

Director adjunto de Planeación y Evaluación del CONACyT

 

José Mustre de León

Es muy importante el papel que va a jugar la Academia, y servir como vehículo para poder afianzar varios proyectos que han estado en marcha, para que no sufran algún imprevisto por el cam-
bio de gobierno y que podamos tener planes de desarrollo en ciencia y tecnología de más largo plazo. Creo que es fundamental que algunas de estas políticas se puedan sostener en tiempos más largos para que podamos ver los frutos, pues si se interrumpen es muy difícil que puedan cuajar de forma adecuada.

 Sobre el presupuesto, hasta que no veamos las cifras podemos comentar algo. Espero realmente que no sea afectada esta área porque muchas veces con algunos recortes, si son de corto plazo, es posible recuperarse, pero cuando llegan a tener escalas de tiempo un poquito mayores, a veces el daño puede ser irreversible, espero de forma optimista que no sean afectadas ciencia y tecnología.

Director del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados

 

Enrique Fernández Fassnacht

La Academia Mexicana de Ciencias es el gremio de los académicos de mejor nivel que hay en este país; es una gran familia, donde tengo historia, fui secretario de la Academia, soy académico y tengo la fortuna de conocer a muchos académicos de todas las instituciones del país. La AMC es un grupo muy importante en términos de liderazgo de opinión, de proponer políticas públicas, lo ha hecho a lo largo de toda su historia política relacionada con la ciencia, la tecnología y la innovación.

Ciertamente se aprecian las dificultades financieras que tiene el país, eso lo aprecio como director del IPN, sin embargo, no pueden sufrir la educación superior, la ciencia y la tecnología. Sí se tiene que hacer un esfuerzo para que mantengamos los niveles de financiamiento de esos rubros tan importantes para el desarrollo de México, y nosotros estaremos insistiendo para que así sea. Vamos a ver que en estos rubros no haya recortes adicionales a los que ya hubo, este año fue bastante difícil. Yo esperaría, en todo caso, si fuese posible, que hubiese un repunte en el financiamiento de estas actividades tan importantes para el desarrollo del país. Cuando las cosas se ponen difíciles es cuando más esfuerzo hay que hacer en apoyar a la educación, la ciencia y la tecnología porque estas cosas son las que nos van a sacar adelante como país y sociedad.

Director del Instituto Politécnico Nacional

 

Julia Tagüeña Parga

Las asociaciones gremiales son fundamentales para el desarrollo de la ciencia en un país, de hecho, la ciencia organizada nace de los gremios de científicos volviéndola una profesión. La Academia Mexicana de Ciencias es una organización importantísima, su voz es muy relevante, ha sido escuchada y debe seguir siendo escuchada. Cada vez que se hace el Plan Nacional de Desarrollo o el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación (PECITI) es muy importante que los académicos, científicos, tecnólogos y los innovadores participen y den su opinión para que se escuche y se incorpore la voz de la comunidad, y es ahí donde la Academia tiene un papel, que ya ha jugado en el pasado, y estoy segura que jugará también en el próximo periodo electoral.

Es importante que México invierta en ciencia y tecnología considerándolas como palancas para el desarrollo y que sigamos buscando construir una economía y sociedad del conocimiento. Efectivamente hay una sensibilidad de parte del gobierno para esto, ha habido un apoyo muy fuerte en el primer periodo de este gobierno y creo que eso va a redituar en cosas muy buenas para el país.

Directora adjunta de Desarrollo Científico del CONACyT

 

Armando Mansilla Olivares

La Academia Mexicana de Ciencias está impulsando lo que es el sustrato del conocimiento del país, con ese sustrato se van a construir muchísimas cosas, volviéndonos más independientes del resto del globo terráqueo. La ciencia es la base del conocimiento futuro, con la cual el país se va a poder defender y competir a nivel global.

Ese recorte no creo que abarque el aspecto científico porque es fundamental, es la parte elemental para dar lugar a la construcción del país, para que todo lo demás se desarrolle y quede fortalecido para poder competir a nivel internacional.

Presidente de la Academia Nacional de Medicina de México

 

María Elena Medina Mora

Tenemos la preocupación de que la ciencia y la tecnología no sufran recortes, pero sobre todo que se suba el presupuesto para que los proyectos tan importantes y tan efectivos que tiene la AMC lleguen a donde deben de llegar: a los niños, a los maestros, a la sociedad, a la toma de decisiones. Pienso que el papel de la Academia es hacerse presente, gestionar estos recursos y destacar su importancia. Tiene programas que ofrecer y estoy convencida de que lo lograrán.

Ya el secretario de Hacienda ha declarado que el recorte será menor y esperemos que para este sector haya un incremento. Sabemos que la ciencia y la tecnología son el motor del desarrollo, pero sí, pienso que esto tiene que quedar más claro para quienes toman las decisiones. Que no se reduzca el presupuesto al CONACyT, a los centros de investigación, a las universidades, y me parece que el camino para hacerlo es mostrando lo que la ciencia y la tecnología han logrado, tenemos que hacerlo visible y patente para quienes toman las decisiones.

Directora del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz” y representante del Sistema Nacional de Investigadores en la mesa directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico

 

Juan Pedro Laclette San Román

Desde hace varias décadas, la AMC ha sido la vocera principal de la comunidad científica de México, por lo que ha formado una parte importante para promover la inversión en ciencia y tecnología y el desarrollo de políticas en esos campos. En los próximos tres años seguirá jugando ese papel de liderazgo, y esto es muy importante, porque el año pasado, el financiamiento de la ciencia sufrió una reducción muy grande y en particular el presupuesto del CONACyT sufrió una reducción que nunca se había dado en la historia. Es muy importante que la Academia se manifieste para recuperarnos de esta situación tan precaria.

Debido a la devaluación de nuestra moneda respecto al dólar, podemos considerar que en los últimos dos años el presupuesto para ciencia y tecnología se redujo alrededor de una tercera parte. Si de veras hay voluntad de impulso a la ciencia, esto se tiene que manifestar en un incremento más o menos de ese nivel. En particular, el CONACyT sufrió una reducción presupuestal terrible, se han tenido que cancelar muchos programas, se ha descuidado la ciencia básica, por primera vez en 25 años el número de becas que se otorgan no creció, entonces yo esperaría con respecto al presupuesto un incremento de al menos un 30 o 32 por ciento.

Investigador del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM y expresidente de la Academia Mexicana de Ciencias

 

Alfonso Larqué Saavedra

Creo que la responsabilidad que tiene la AMC es acercar a los políticos para que se pueda apuntalar la economía de este país, porque hasta este momento, la Academia no ha tenido la presencia que ha debido tener. Ha habido grandes esfuerzos para lograr este acercamiento, pero realmente no se ha apuntalado con financiamiento. Independientemente del acercamiento como el que hemos tenido siempre, de cordialidad y demás, hay que tener proyectos muy claros y consolidados de ciencia y tecnología para avanzar y transformar el conocimiento en economía, porque si no, seguirá siendo una actividad marginal. Necesitamos ejemplos concretos que permitan al político darse cuenta que no podrán hacer las cosas con un buen impacto si no se tiene el apoyo de la ciencia y tecnología (…) Lo que necesita México es mejorar su economía con base al conocimiento, eso es lo que hay que hacer.

¿Que podíamos esperar del nuevo recorte que se anunció? es claro que vendrá otra vez al sector científico porque el secretario de Hacienda es la principal persona que no está convencida de la utilidad de este sector, él solo recorta precisamente en aquellas cosas que no le dan seguridad a la nación de que podemos transformar la economía con base a la ciencia.

Yo creo que uno de los pilares en que habría que trabajar es la biodiversidad, que debe dejar de ser un eslogan para transformarse en riqueza que habríamos que capitalizar bajo un principio diferente, esa biodiversidad como lo fue la plata en su momento o el petróleo.

Investigador titular del Centro de Investigación Científica de Yucatán

 

Arturo Menchaca Rocha

La misión de la AMC es velar porque México tenga más y mejor ciencia, siempre los cambios de gobierno son momentos de oportunidad, porque considero que los políticos son mucho más receptivos en este momento, por lo que yo veo un momento idóneo para acercarse a los candidatos y promover a la ciencia.

De ser así (que vendrá un nuevo recorte para 2018), se justificaría un poco la caída del presupuesto por la incertidumbre del cambio en la presidencia de Estados Unidos, pero hoy por hoy, ni siquiera el peso mexicano es un buen termómetro, por lo que México no tendría que ser tan tímido en ese respecto e invertir en la ciencia ahora más que nunca.

Coordinador general del Consejo Consultivo de Ciencias y expresidente de la Academia Mexicana de Ciencias

 

Jorge Flores Valdés

Me parece a mí que se debería hacer un esfuerzo muy grande para influir más en la política educativa. No entrar en contacto directo con la Secretaría de Educación Pública porque es un dinosaurio —es muy difícil de cambiar porque hay demasiados intereses—, sino buscar unos cinco estados que sean relativamente pequeños en donde sí se pueda tener un contacto directo con el gobernador o con el secretario de Educación Pública de la entidad federativa, o con el rector de la universidad estatal, y con ellos elaborar cambios muy lentos, porque si se intentan cambios muy rápidos, la probabilidad de que haya una reacción en contra es muy grande.

Yo creo que algo que es crucial para el desarrollo de México es mejorar la enseñanza de las ciencias. Se ha intentado, pero cambiar los programas de estudio es algo muy complicado, pero la AMC debería empezar a tener una mayor influencia en ese rubro.

Estoy de acuerdo con que la AMC no ha podido acercarse de una manera total a los políticos para enseñarles la importancia de la ciencia y la tecnología, pero hay un sector más importante todavía que los dirigentes políticos, y son los empresarios. La iniciativa privada no se convence de algo tan trivial como lo siguiente: que con un apoyo a la investigación científica y tecnológica van a ganar más dinero. Es el punto que tienen que entender, y en ese sentido, a los que hay que convencer de que la ciencia es importante es a las universidades privadas, porque los que estudian ahí luego van a ser los empresarios de este país y si ellos fueron educados para apreciar lo que es hacer ciencia en el sentido de que repercute en más ingresos, entonces van a promover que sus industrias tengan laboratorios, entre otras cosas.

Lo que se me hace absurdo de los recortes de Hacienda es que lo que se destina a la ciencia es pequeñísimo, ¿entonces para que quitárselo? si se demostrara que con ese recorte a la ciencia mejorará la vida de los mexicanos, pues que lo hagan, pero no es así. Hay que hacerles ver que el dinero que destinan a la ciencia es una inversión y no un gasto y lo que se le pueda quitar a este sector no le resuelve absolutamente nada al país, sino lo contrario.

Investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores y expresidente de la Academia Mexicana de Ciencias

 

Francisco Bolívar Zapata

La Academia debe continuar con el mismo papel que ha tenido hasta ahora a través de propuestas para orientar el desarrollo de la ciencia en nuestro país, desde una perspectiva propositiva para la adquisición de recursos para implementar e impulsar la ciencia, la tecnología y la innovación en México. La Academia está compuesta por un cuerpo colegiado que ha realizado contribuciones importantes al país y ha formando y fortalecido redes internacionales como con la IAP (Red Global de Academias de Ciencias), de modo que se fortalezcan las colaboraciones internacionales que orienten, a través de proyectos conjuntos, las decisiones de los gobiernos de los organismos internacionales.

Esperemos que el recorte no le toque a la ciencia, pues sigue siendo una de las prioridades actualmente para el gobierno federal, tanto que es uno de los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo del país y esperamos que se respete.

Investigador emérito del Instituto de Biotecnología de la UNAM y expresidente de la Academia Mexicana de Ciencias

 

Carlos Arámburo de la Hoz

La Academia es una institución muy sólida que concentra a una gran parte de los investigadores del país, por ende, es una voz muy importante que debe ser escuchada para la toma de decisiones por parte de los gobernantes mexicanos y no puede ser ignorada. La Academia es una voz que puede ser consultada porque hay expertos que pueden generar ideas para resolver los problemas que enfrenta el país, es una voz que puede encabezar una defensa, que puede realzar la importancia de fortalecer al sistema de ciencia, tecnología e innovación en México y desde luego a la educación del país, pues estos dos deben ser los pilares que sostengan el país.

El recorte presupuestal es un tema que nos preocupa a todos pero debe tratarse de forma diferenciada, ya que la ciencia es un sector estratégico y de seguridad nacional, por lo que su fortalecimiento debe llevarse a cabo. Hay compromisos que se establecieron al inicio del sexenio como llegar al 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), el alcance que se logró en los primeros años es memorable, pero el país no está para más reducciones y el objetivo que prolifera entre la comunidad científica es llegar al menos al porcentaje que se tenía en 2015.

Investigador del Instituto de Neurobiología de la UNAM y excoordinador de la Investigación Científica de la UNAM

 

Rosaura Ruiz Gutiérrez

El impulso a la ciencia es la misión que debe continuar la Academia, aunque claro, es necesario hablar sobre la reducción al presupuesto. Me preocupa que ya no haya aumento de becas. Sí, se dijo que no iban a aumentar, pero la población estudiantil y la demanda sí se han incrementado. La Academia tiene una función junto con el CONACyT de orientar las políticas públicas del país de manera que debe ejercer esa misma fuerza, coadyuvando en la adquisición o restitución del presupuesto destinado a ciencia y tecnología.

Es muy probable que recorten lo que les parece menos importante y eso es la ciencia. Creo que hay un problema en el discurso del gobierno en donde se habla de la importancia de la ciencia y la tecnología pero a la hora de realizar los recortes presupuestales no se ve que el tema sea una prioridad para ellos, y no cabe duda que el desarrollo tanto científico como tecnológico debe ser una prioridad, porque sin esto en este siglo no hay un avance en la economía ni en la reducción de desigualdades, y por ende, hay una regresión previsible para el país.

Directora de la Facultad de Ciencias de la UNAM y expresidenta de la Academia Mexicana de Ciencias

 

Octavio Paredes López

Me parece que la Academia es una institución que se ha consolidado a lo largo de los años, desde el momento de su creación hasta ahora. Sus distintos programas han venido incrementando el desarrollo científico de este país y me parece que es una gran labor la que se ha venido haciendo y debe continuar independientemente del cambio sexenal.

Uno como científico se siente triste ante los recortes presupuestales pero no debemos de ignorar que esa es la historia de la ciencia en México, nos dan una subidita y luego bajamos, esa es la historia recurrente. Los números muestran que hay un incremento de doctores y estudiantes capacitados pero lo que yo cuestionaría es ¿México tiene la infraestructura para emplearlos a todos? preocupa y sobre preocupa ver también cómo estudiantes de doctorado después de tanto esfuerzo no logran colocarse en algún lugar que los emplee y eso implica una pérdida para todos. El recorte anunciado reclama una participación más activa de los investigadores para no permitir nuevamente una disminución en el presupuesto. Los políticos tienen una postura, al parecer muy definida, y ante eso, los científicos debemos ser agentes de cambio. En Francia, por ejemplo, existe una gran capacidad de la comunidad científica para presionar a sus gobernantes mientras que aquí debemos de empezar por asumir una responsabilidad social.

Investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados y expresidente de la Academia Mexicana de Ciencias

 

José Franco

El papel social y político de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) ha evolucionado con el tiempo; el México de finales de la década de los 50 y principios de los 60, que fue cuando se formó la Academia, era totalmente diferente al actual. Los tomadores de decisión tanto de la parte pública como de la privada tenían una visión diferente a la que tienen hoy y en aquel momento había un gran respeto por el papel de las universidades y el conocimiento. Este respeto ha cambiado con el tiempo y si las autoridades no aquilatan el valor de la ciencia y el conocimiento, difícilmente van a reconocer la importancia de organismos como la Academia Mexicana de Ciencias.

Tuvimos algunas décadas, a finales del siglo XX y principios del XXI, en donde no solo no había interés, sino que pareciera que se generó un desprecio de los tomadores de decisión por la ciencia básica, lo cual puso en una especie de crisis a los grupos científicos y sus organizaciones. No tenían reconocimiento ni visibilidad social y su labor no estaba en la agenda pública. Afortunadamente, considero que en los últimos cinco años esto ya ha cambiado, la AMC ha tenido una presencia social cada vez más importante, una presencia mediática mayor y ha iniciado a tener mejores relaciones con gobernadores, secretarios de Estado y con el mismo presidente.

Independientemente de qué tan cerca o qué tan lejos haya estado la Academia en el pasado, —lo que ha sido variable— en este momento tiene que hacer un esfuerzo muy grande por mostrar a la sociedad, a los candidatos a la presidencia y a quién sea electo presidente, las bondades de la ciencia y el conocimiento.

Sobre el presupuesto para ciencia, tecnología e innovación, yo no partiría del supuesto de que ya nos metieron en la olla y nos van a cocinar, más bien hay que mostrar la importancia de la ciencia para evitar que los recortes futuros se den.

Coordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico y expresidente de la Academia Mexicana de Ciencias

 

_____________________

Redacción Forum
Foto: FCCyT.