Inicio > revista forum > Forum 34. Proponen universitarios soluciones a través de ciencia, tecnología e innovación

Por cuarto año consecutivo, se llevó a cabo el concurso Vive conCiencia, dirigido a estudiantes de universidades públicas y privadas de México para que, a través de la ciencia y la tecnología, propongan soluciones a problemas de su comunidad.

 

Por primera vez, en 2012 se realizó la consulta nacional Agenda Ciudadana de Ciencia, Tecnología e Innovación, en la que la población definió los 10 principales retos que enfrenta el país y que en su opinión pueden superarse con la participación de la ciencia y la tecnología y de esta manera, contribuir en una mejor calidad de vida en el horizonte hacia el año 2030.

La Agenda Ciudadana fue el instrumento que dio origen al Vive conCiencia, un certamen organizado por 42 instituciones y coordinado por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, dirigido a estudiantes de universidades para que con sus propuestas, contribuyan a solucionar los 10 retos de la Agenda: Agua, Cambio climático, Educación, Energía, Investigación espacial, Medio ambiente, Migración, Salud mental y adicciones, Seguridad alimentaria y Salud pública.

A continuación se presentan tres de los proyectos ganadores en la edición 2017 del concurso.

 

Sistema acuícola inteligente

Con la finalidad de brindar una mayor seguridad alimentaria a los mexicanos, disminuir los costos de producción y ofrecer un mayor control en parámetros de calidad en los alimentos, el estudiante de ingeniería mecatrónica, Iván Reyes Cruz, desarrolló un sistema acuícola inteligente de bajo costo, llamado: “i-Michin”.

“El sistema, automatiza el cuidado, monitoreo y producción de la trucha arcoíris mediante un Sistema de Control Integral SCADA (Supervisión, Control y Adquisición de Datos) que otorga la opción de controlar y monitorear de manera local o remota variables como la temperatura, oxigenación, nivel de pH, caudal de agua, equipos de filtración y alimentación”.

Reyes Cruz añadió que “al emplear un controlador programable que cuenta con sensores, actuadores, transmisores y un sistema fotovoltaico, se puede aprovechar el medio ambiente en el que se desarrollan diversas especies, además de mantener el sistema alimentado por una fuente dual para que no existan interrupciones en su funcionamiento pues una de sus vías de alimentación será producida por el sistema de generación de electricidad solar”, explicó el estudiante del Instituto Tecnológico Superior de Huachinango, ganador del reto Seguridad alimentaria.

Como lo explica Iván Reyes, nuestro país desde hace varios años enfrenta una crisis por la escasez y el consecuente incremento de los precios en los productos de la canasta básica, lo que hace que los mexicanos cada vez tengan menos posibilidades de acceder a una alimentación de calidad rica en nutrimentos.

“Es por eso que esta propuesta trata de un aspecto de la seguridad alimentaria y nutricional para los mexicanos y para la sociedad a nivel mundial que no suele tenerse muy en cuenta, pero que es de suma relevancia: La importancia del pescado en la búsqueda de la seguridad alimentaria y nutricional.

“La trucha, ya sea obtenida mediante la acuicultura o procedente de la pesca en poblaciones silvestres de aguas marinas o dulces constituye una fuente primordial de proteínas y nutrientes esenciales, es uno de los productos pesqueros que proporcionan mayores ingresos y medios de subsistencia a numerosas comunidades en todo el mundo”, señaló Reyes Cruz.

El crecimiento futuro del sector pesquero se derivará principalmente de la acuicultura, por ello, para garantizar la seguridad alimentaria resulta imprescindible innovar los procesos de la producción de pescado y otras especies de consumo, mediante soluciones tecnológicas.

 

Fomentan identidad en Ciudad Juárez

En México, la ciudad fronteriza que recibe más migración de retorno es Tijuana, integrada principalmente por una población migrante, al igual que todo el estado de Baja California, ya que al menos el 46 por ciento de sus habitantes son originarios de otras entidades. Con el objetivo de cohesionar a los habitantes de esa localidad y fomentar un sentido de identidad, un grupo de jóvenes de la Universidad Autónoma de Baja California, crearon el proyecto Cartografía Collaborative from Tijuana.

Este proyecto cuenta con un acervo fotográfico de la ciudad desde 1889, año en el que se fundó. “Estas imágenes estarán geolocalizadas en el mapa de la ciudad acompañadas también de otros datos históricos e información relevante para la comunidad migrante y con recorridos virtuales en 360 grados”, explicó Olivia Madai Mondaca López, creadora del concepto y estudiante de la licenciatura de ciencias de la comunicación del mencionado centro educativo.

Realizar este acervo resulta importante porque las tradiciones, los valores, la historia y los símbolos son algunos de los recursos que generan identidad cultural, elementos que entrelazan a una población que busca el desarrollo de la región.

“Para amar un lugar es necesario conocerlo y muchos de los habitantes de la ciudad ignoran su historia y este conocimiento es necesario para generar arraigo y proteger el espacio que se habita”, comentó David Alejandro Flores Martínez, otro integrante del proyecto que resultó el ganador del reto Educación.

En Cartografía Collaborative from Tijuana, además de mapas y fotografías que atestiguan la transformación de la ciudad, también se incluyen historias de viva voz de los habitantes más vie-
jos de esa localidad, que incorpora los acervos fotográficos familiares.

“El proyecto se compone de tres fases: la primera fue la planeación, es decir, a través de encuestas descubrimos que mucha gente desconoce su historia y que hay una necesidad de la población por conocerla. La segunda fase consistió en realizar una búsqueda de fotografías para su posterior digitalización con la única condición de que estas imágenes fueran de exteriores. La tercera etapa, en la que estamos actualmente, es la clasificación y la difusión del material”, especificó Mondaca López.

La difusión del proyecto será a través de una página web, en la que los visitantes podrán consultar información e interactuar con la historia y relatos sobre la ciudad.

Para la realización de este trabajo participaron instituciones de la academia y el gobierno, ya que El Colegio de la Frontera Norte aportó material visual, al igual que el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Tijuana. También están vinculados con la Secretaría de Turismo de Baja California para dar a conocer algunos lugares turísticos naturales, especificó la estudiante Moncada.

En el proyecto también participó Jonathan Rosales Chaparro, quien comentó que uno de los mayores retos fue la investigación y obtención de las imágenes.

 

Prototipo para purificar el agua en comunidades indígenas

Yucatán es uno de los estados con mayor disponibilidad de agua pero que no es apta para el consumo humano. Ante esta problemática, Jonathan Ernesto Gual Uc, estudiante de ingeniería en la Universidad Autónoma de Yucatán, diseñó un destilador solar para purificar el agua en las comunidades indígenas.

“El destilador solar es un prototipo que permite retirar las impurezas del agua, purificándola hasta en un 99 por ciento y puede producir de 3 a 5 litros diarios”, comentó en entrevista el ganador del reto Agua.

El proyecto titulado “Agua potable para las comunidades rurales de México” es de fácil operación, económico y viable, ya que somete el agua salobre —aquella que tiene más sales disueltas que el agua dulce, pero menos que el agua de mar— a procesos de evaporación para dejar atrás todos los contaminantes, posteriormente se condensa y luego por medio del enfriamiento, las moléculas de agua pasan a su estado líquido y termina escurriendo por una tubería hasta llegar a un contenedor en donde las personas pueden usarla.

A través de una metodología que denomina “descriptiva-experimental”, Jonathan Gual diseñó un prototipo de dos vertientes (con dos condensadores). “El destilador solar es un contenedor hermético con cubiertas transparentes que permiten el paso de la radiación solar al interior. Este diseño permite que la orientación espacial sea más eficiente porque hay una distribución simétrica de la radiación. A pesar de que es una geometría que ya existe, innovamos en los materiales y en la forma de construcción pues es un sistema foto-térmico desmontable”, explicó el joven de 21 años.

Actualmente, el destilador solar ya funciona en una comunidad rural de Yucatán en la que se trata el agua salobre. “Ya hemos realizado varios análisis químicos y microbiológicos después de que el agua pasa por el destilador solar y se comprobó que tiene una pureza del 99 por ciento bajo la Norma Oficial Mexicana”, comentó Gual.

El siguiente paso para el proyecto del estudiante es construir un segundo prototipo más grande y así obtener mayor cantidad de agua pura. “El actual mide 0.4 metros cuadrados, pesa nueve kilos pero si queremos obtener más agua habría que construir un sistema foto-térmico más grande por lo que el siguiente paso es escalar el producto, es decir, hacer un destilador de un metro cuadrado con capacidad de producir 12 litros de agua limpia. Si no hay calidad de agua, no hay calidad de vida, y eso fue lo que me impulsó a realizar este proyecto”, concluyó el estudiante de la Facultad de Ingeniería.

_________________________________
Redacción Forum
Fotografía: Mariana Dolores.